Crónica de las jornadas de transformación en el CEIP La Paloma

El lunes 20 de noviembre comenzaron por fin las jornadas de transformación en el CEIP Nuestra Señora de la Paloma. A lo largo de cinco días, familias, profes, niñas y niños trabajamos codo con codo para poder materializar las propuestas que habíamos soñado a lo largo de este año con el proyecto Red de patios.

La fecha de las jornadas se fue retrasando debido a las obras de mantenimiento que ha realizado el Ayuntamiento en el patio, que han durado más de lo previsto. Aun así, la espera mereció la pena, ya que las obras incorporaron varias de las propuestas que habíamos realizado desde el cole. Entre ellas se encuentran una ampliación del espacio del huerto, una fuente en el patio de arriba del Campito, un muro-banco en un lateral de la pista de fútbol o suelos de caucho en varias zonas del patio. Las obras, además, nivelaron el suelo del Campito, que estaba inclinado, y pintaron la pista con colores más alegres. Para otros años queda pendiente habilitar zonas de sombra, ya sea con toldos o con pérgolas, para que los calores del verano sean más llevaderos.

Dedicamos los días previos a las jornadas a organizar todas las cuestiones necesarias para llevar a cabo la transformación. Hicimos una búsqueda de manos y ‘talentos’ entre las familias del cole, para organizar turnos de trabajo y cuadrillas dedicadas a distintas tareas, como bricolaje, pintura o jardinería. Organizamos una comisión artística con madres y padres que se dedican a la ilustración y al diseño, que se dividieron las zonas del patio para crear distintos murales de ecosistemas. También nos dedicamos a comprar y conseguir todo el material necesario: maderas, pintura, brochas, tierra, plantas, material de limpieza…

El lunes 20 por la mañana dimos el pistoletazo de salida. Era un día muy especial, porque por primera vez desde junio niñas y niños bajaban al patio renovado, ya que hasta entonces no lo habían podido usar por las obras. Organizamos comisiones de trabajo: un grupo se dedicó a montar la nueva valla del patio, otros a construir los bancos, a lijar, a comenzar a pintar los murales… Lunes y martes, mañana y tarde, estuvimos con varias familias trabajando intensamente para avanzar con las obras.

El miércoles por la mañana, y hasta el viernes, se sumaron las niñas y niños del colegio, que aportaron su granito de arena en dos de los murales del patio. Por un lado, cada niña y cada niño pintó y decoró una criatura marina de madera, que posteriormente se incorporaría al océano que estábamos pintando en los soportales. Por otro, participaron en el mural de la selva que decora un lateral del patio, con la estampación de planchas de gomaespuma con forma de hierbas, hojas y plantas selváticas. Mientras, las familias seguían acudiendo mañana y tarde a trabajar en el proyecto. Todo el mundo echaba una mano, aportando sus saberes y conocimientos a la obra.

Poco a poco el trabajo fue mostrando sus frutos. Apareció un dinosaurio en una de las paredes del patio y un mono en otra. El nuevo huerto estrenó unas flamantes mesas de picnics y una bonita valla de madera. Los bancos del cole se tiñeron de color y de texturas animales. Unas casitas de metal y madera irrumpieron en el patio y enseguida niñas y niños las hicieron suyas. Los soportales se comenzaron a cubrir de criaturas marinas de intensos colores. Un rocódromo apareció en una de las paredes y pronto estaba lleno de manos y pies infantiles trepando. En el patio de arriba, el viejo columpio apareció con colores renovados, un mural del sistema solar y otro de aves decoraron las paredes, varias jardineras aparecieron con plantas y hierbas, bancos de madera se acoplaron a las paredes y una cocinita y dos casitas completaron el patio.

El viernes por la tarde dimos por finalizadas las jornadas, aunque aún queda alguna tarea pendiente, como la instalación de una red de voleyball o del muro musical. Exhaustas y felices, miramos a nuestra obra con orgullo, fruto del esfuerzo y la participación de decenas de niñas, niños, padres, madres, profes… El Campito, como dijo una antigua alumna que vino de visita, ahora era un patio de verdad, lleno de color, juegos y vegetación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s